upyd logo
A+  |  a-  |  Restaurar
Síguenos: Facebook  |  Twitter  |  G+  |  Tuenti
Inicio > Actualidad > Editorial
Contenido principal
Compartir en Twitter | Compartir en Facebook | Compartir en Google+ | Compartir en Tuenti | Compartir en Meneame | | | Afíliate

Todos los robos del nacionalismo

19 de noviembre de 2012
Tabla de encuesta de Elecciones catalanas 2012No es ninguna novedad que el nacionalismo robe. Siempre lo ha hecho. Los datos que el diario El Mundo está sacando a la luz sobre la corrupción de CiU sólo vienen a confirmar lo que ya sabía todo el mundo, lo que no era ya ni siquiera un secreto a voces, sino un comentario general. Desde que Pasqual Maragall hizo su célebre referencia al 3% (obviamente se quedó corto en la cifra), que luego retiró ante las amenazas de Artur Mas, todo el mundo entendió que el rosario de casos de corrupción que afectaban al nacionalismo burgués catalán no eran una sorprendente cantidad de casos aislados, sino un 'modus operandi'. Los hechos apuntan a que CiU se financia con comisiones, y de paso sus dirigentes se hacen ricos con la mordida.

¿Es que los políticos nacionalistas tienen más propensión a robar que otros? La corrupción es un mal que afecta a toda la política española, y que simboliza todos los defectos de nuestro débil sistema político. Se dirá que la mayoría de los políticos, incluidos los de CiU, son honrados, pero este tópico debe ser cuestionado. Lo son si limitamos la honradez al hecho de no apropiarse del dinero ajeno, pero existe una responsabilidad en la ocultación, en el silencio y en no hacer nada por remediarlo. Todos los cargos de CiU debían conocer alguna de las tramas corruptas de su partido, y el que no las conociera es un inepto que no debe ocupar un puesto público, ni siquiera uno orgánico. 

Si CiU acumula más escándalos que ningún partido en España no es por una predisposición natural de sus dirigentes, sino porque han constituido un régimen en Cataluña. Tras décadas en el poder, han tejido densas redes clientelares, de modo que cualquiera que desee acceder a un contrato público ha tenido que pasar por caja; han comprado los medios de comunicación privados y se han apropiado de los públicos; han estrangulado la libertad de comerciantes, familias y ciudadanos en general cuya lengua materna es el castellano o que simplemente desean educar a sus hijos o rotular sus negocios en la lengua común; han polarizado a la sociedad con el falso mensaje de que hay una sola forma de ser un buen catalán y muchas de ser un traidor. No sólo han robado dinero. Han robado la pluralidad democrática. Y en este ambiente, es más fácil sentirse legitimado para cobrar una comisión, abrir una cuenta en Suiza y financiar al partido con dinero manchado

El nacionalismo ha robado dinero y ha robado valores democráticos. Reclaman libertad y respeto a la diversidad, pero sólo para el pueblo catalán. ¿Qué hay de la libertad y diversidad de los ciudadanos catalanes? El argumento (democráticamente letal, aunque parezca lo contrario) para exigir la independencia es que, según ellos, así lo desean la mayoría de los catalanes, y por tanto, nada tienen que decir el resto de españoles. Ese es el principal robo: apropiarse de lo que es de todos. Pero luego, si lograran la independencia, Cataluña estaría llena de ciudadanos disconformes, que desearían volver a España y a Europa. ¿Qué valor tendría entonces su voluntad? ¿Tendrían todos que mudarse a una provincia, a una comarca, para convertirse allí en una mayoría y poder convocar otro referéndum? Dicho de otro modo: la supuesta voluntad del pueblo catalán sólo puede llevarse a cabo medianteel robo de la voluntad de millones de catalanes. Y, previamente, por el robo de una parte de España al resto de españoles.

No es que el nacionalismo robe. Es que es un robo. Es el robo de la razón, de la voluntad individual, de los principios democráticos, de la verdad. Es el robo de la comunidad política, a la que se pretende identificar con una ideología o partido. Es el robo del Estado de Derecho y de la pluralidad. 

Ramón de Veciana y Carlos M. Gorriarán: "No se puede separar el proceso de secesión del proceso de putrefacción, de corrupción"

otroseditoriales

© UPyD - Tel: 91 598 22 86. Fax: 91 389 63 50. Apdo. Correos 500. 28080 - Madrid |
Aviso legal y Política de Cookies | Mapa web | Optimizado a 1024 x 768 píxeles | Level Double-A conformance, W3C WAI Web Content Accessibility Guidelines 2.0
La gestión de las cookies en el sitio de Unión Progreso y Democracia
Para poder asegurar la utilización óptima de nuestro sitio necesitamos utilizar cookies propias y de terceros. Si usted continúa navegando sin modificar su configuración, consiente la instalación de cookies desde el sitio de UPyD
MÁS INFORMACIÓN